La productividad y los puentes

Hace tiempo que quería escribir algo sobre esto y esta semana llena de puentes es una buena ocasión para hacerlo.

España necesita aumentar su productividad, y mucho. En eso parece que todos estamos de acuerdo. Se oyen propuestas vagas de ligar sueldos a productividad que no son más que intentos de tomar atajos para evitar tener que abordar el grave problema de fondo (en otra ocasión escribiré lo que opino sobre usar el palo y la zanahoria para que los empleados sean más productivos). Pero hay una medida sencilla que aunque no haría milagros dentro de lo mal que estamos, al menos aportaría alguna décima o puede que incluso algún punto a nuestros maltrechos índices de productividad: pegar los festivos a los fines de semana, y si en una semana hay dos festivos, como es el caso de ésta, juntar ambos y pegarlos también al fin de semana.

Cuando se habla de estas medidas aparecen siempre dos argumentos que se oponen radicalmente:

  • El sector turístico, que dice que tendría menos días de ocupación. No entiendo por qué tiene que ser así. Quien ha disfrutado de este megapuente y se ha ido a un hotel ha tenido que tomarse tres días de vacaciones, que según su situación habrá acordado de una u otra manera con su empresa. Si hubiéramos agrupado los dos festivos en jueves y viernes, quien hubiera querido tomarse toda la semana de vacaciones hubiera tenido que cogerse esos mismos tres dias libres. Los que hemos optado por trabajar (o nos hemos visto obligados a ello) le hubiéramos sacado jugo a tres días seguidos de trabajo, que son infinitamente más productivos que tres días sueltos interrumpidos por dos festivos.Hay quien argumenta en el sector turístico que como esos días sueltos entre festivos son tan improductivos, hay empresas que optan por cerrar, y por eso hay más ocupación que si se agruparan los festivos, porque entonces la empresa no cerraría. Puede que así sea, pero hay que recordar que los festivos que un trabajador disfruta están establecidos de antemano, y si no los disfruta esta semana los tendrá disponibles para otra ocasión. Pero aun admitiendo que así fuera y hubiera una menor ocupación por agrupar días festivos, negarse a adoptar una medida que aportaría una mejora general por ese motivo es tener una visión muy cortoplacista: los señores hosteleros deben entender que quien llena sus hoteles y restaurantes son ciudadanos con trabajo, los parados no suelen poder darse ese tipo de lujos, y si no tomamos todas las medidas que se puedan tomar para aumentar nuestra productividad cada vez van a tener menos ciudadanos con trabajo que llenen sus establecimientos.
  • Los que no conciben que una fiesta religiosa o pagana se pueda celebrar en otro día que no sea el estrictamente marcado en el calendario. Tendría sentido mantener unos pocos festivos muy señalados, que llevan grandes celebraciones asociadas a ese día en concreto, pero en general es un debate tan absurdo como planterarse si me voy a dejar hacer una operación urgente a cozarón abierto por si luego no me queda bien la cicatriz. Cuando escucho este tipo de debates me queda bastante claro que en general no se ha entendido la gravedad de la situación a la que nos enfrentamos.

Adoptar una medida como esta no va a solucionar nuestros males, como ninguna otra, pero las soluciones suelen llegar de la aportación de muchas pequeñas medidas, no de una gran medida estelar que lo soluciona todo, y esta aportaría un granito de arena a la mejora de nuestra productividad y transmitiría una imagen de que nos lo estamos tomando un poco en serio.

¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *