Categorías
Productividad

Paso a paso: 3 – ¿Por donde empiezo?

Me he hecho varias veces esa pregunta y solo la última vez encontre mi respuesta, que no tiene por qué ser la tuya, pero que voy a explicar.

Mi caso es el típico de persona agobiada por una cantidad de tareas pendientes creciente, sin control sobre ellas, con la sensación de que nunca va a ser posible abordarlas todas y con problemas incluso para tener bajo control todo lo que hay que hacer, olvidando o extraviando en ocasiones temas pendientes.

En esta situación empecé a leer sobre productividad y empecé a probar a poner en marcha algunos consejos. La mayoría de los libros y artículos que leí hablaban de cambiar hábitos que yo llamo de nivel alto: proactividad, perspectiva, autocontrol, etc. Hábitos que requieren estar centrado y dedicar una buena cantidad de energía si no los tienes adquiridos.

En circunstancias más tranquilas mi proactividad es alta, actuo con bastante perspectiva y no tengo demasados problemas de autocontrol, pero en el momento en que empecé andaba bajo mínimos de todo ello, así que decidí empezar a probar algunos consejos para mejorar en esos campos. El resultado fue un desastre, porque mis tareas que crecían sin parar no me dejaban centrarme en ninguno de esos aspectos y me mantenían demasiado preocupado para poder centrarme en ellos.

Otros libros y artículos hablaban de ponerse objetivos, indicadores, hacer un seguimiento, incluso tener una visión y una misión claros. Me pasaba lo mismo: mi día a día me impedía centrarme en nada de esto, aunque en cierta manera esta forma de trabajar me ha funcionado, pero a menor escala.

Así pues decidí invertir el orden de los factores y centrarme primero en lo que yo llamo hábitos de nivel bajo: pequeñas y simples acciones a realizar cada día que me permitieran tomar el control de mis tareas. Una vez conseguido eso ya hablaríamos de los habitos de nivel alto, pero sin tener los de nivel bajo resueltos, los de nivel alto se me antojaban imposibles.

Decidí trabajar con objetivos, pero en lugar de definir objetivos a largo plazo referentes a mis resultados (que no iba a poder seguir por mi excesivo trabajo), me puse un objetivo muy concreto y a corto plazo: tomar el control de mis tareas en un par de meses y dominar yo mi trabajo en lugar de dominarme él a mi.

Si pretendes correr una maratón y te estás fumando dos paquetes diarios, mejor primero coge el hábito de no fumar (nivel bajo) y luego ponte a entrenar a fondo (nivel alto). Si lo haces al revés puede que dejes trozos de tus pulmones por el camino.

Yo defino los hábitos de nivel alto como aquellos que te van a permitir la mejora contínua en el futuro. Loshábitos de nivel bajo, en cambio, son el mínimo imprescindible para poder sobrevivir en el presente sin grandes problemas. Sin tener los primeros bien fijados es muy difícil siquiera pelear por los segundos.

En los siguientes artículos iré explicando la serie de hábitos de nivel bajo que he ido adquiriendo durante este año y que me han permitido tener a mis tareas bajo control mientras, como efecto secundario, tenían repercusiones positivas en hábitos de nivel alto casi sin darme cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *