Categorías
Productividad

Por qué no somos productivos de serie (II)

Otro importante motivo que afecta negativamente a nuestros intentos por ser más productivos es que, igual que nadie nos ayudó cuando éramos niños o jóvenes a formar y mantener buenos hábitos de vida y de trabajo, nadie nos ha explicado como gestionar nuestro trabajo y nuestra vida con la que es hoy en día la herramienta de trabajo principal para la mayoría de nosotros y un elemento cada vez más importante en nuestro ocio: un dispositivo contectado a internet.

El email y las páginas web primero, el messenger y similares después, y los blogs y redes soclales al final, se han colado en nuestro día a día y la gestión que hacemos de ellas es tan pésima que nos acabamos quejando de cosas como que «no puedo trabajar porque los emails no me dejan». Eso que nos parece tan normal a base de escucharlo tantas veces es tan absurdo como que un carpintero se queje de que no puede trabajar porque su martillo no le deja.

Tanto el email como el resto de facilidades que nos ofrece internet han de ser herramientas para hacer mejor nuestro trabajo o para mejorar algo en nuestra vida. Son herramientas que hemos de poner a nuestro servicio, no convertirnos en sus esclavos.

Cuando llega el punto en el que se convierten en una molestia en el trabajo y en una fuente de «ruido» en nuestras vidas, restando en lugar de aportar, es el momento de replantearnos cómo estamos usando estas herramientas, porque podemos estar seguros de que estamos haciendo un mal uso de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *