¿Qué es la nube?

Ultimamente mucha gente me hace esta pregunta. Es un término que ya aparece hasta en la sopa y que para muchos sigue siendo un misterio o les suena a anuncio de compresas. Intentaré explicarlo de una manera no demasiado técnica y medianamente accesible, a costa de caer seguramante en la imprecisión.

Si hablamos en términos generales la nube es simplemente Internet. Es verdad que también hay nubes privadas pero no vamos a hablar de ellas en este artículo. El dibujo de una nube se ha usado siempre para representar a Internet en los esquemas de red, y ese ha sido el motivo por el que se ha empezado a usar ese nombre.

Con la mejora de la velocidad de acceso a Internet y la evolución tecnológica y social que se ha ido produciendo en los últimos años, la red ha dejado de ser principalmente un lugar donde mirar webs y enviar emails para ir migrando hacia un lugar en el que se prestan servicios y se comparte información.

Cuando hablamos de llevar algo a la nube podemos estar hablando de muchas cosas:

  • Sacar cualquier tipo de información de un servidor de la empresa, pc de usuario, teléfono, tablet, etc. y poner esa información en un servicio en internet.
  • Usar un programa web disponible en internet para hacer una tarea en lugar de instalar un programa en nuestro equipo.
  • Instalar programas que aunque están en nuestro equipo usan la nube como lugar donde guardar los datos.
  • Llevar equipos completos a la nube, no solo programas o datos, en forma de servidores o equipos virtuales.
  • Crear programas propios y dejarlos disponibles en un servidor web de una empresa de hosting en lugar de instalarlos en un servidor o equipo privado.

Todos estos son ejemplos típicos de usos de la nube, aunque hay muchos más.

En definitiva se trata de sacar tecnología y datos de nuesta casa o empresa y confiar en una empresa especializada que nos garantizará que todo funciona y que nuestros datos están seguros. Y ese es el punto que hace que muchos se planteen la migración a la nube: la confianza en que la empresa que nos ofrece el servicio realmente hará que funcione y protegerá nuestros datos.

Cuando confias tu email a GMail (por poner un ejemplo) corres un riesgo: Google puede tener problemas técnicos y dejarte sin acceso (como ha ocurrido con Blackberry recientemente) o podría sufrir un ataque y tus emails podrían acabar en manos poco apropiadas. Existe una probabilidad de que eso ocurra, mayor o menor, pero existe. Si dejas tu email en tu pc corres el riesgo de que tu disco deje un día de girar y los pierdas todos, y sobre todo si usas Windows la probabilidad de que te hayan colado un troyano y alguien tenga acceso a tu pc no es demasiado baja. Para evitar la pérdida de datos estás obligado a hacer copias de seguridad frecuentes, algo que todos sabemos que tenemos que hacer y que lamentamos no haber hecho al día siguiente de haberlo perdido todo. Las ventajas del email en la nube son claras: accedes desde cualquier lugar y dispositivo y te despreocupas de la seguridad pues la empresa que se encarga de ello ya tiene ese tema controlado. Decidir si confias en ellos como para cederles esa responsabilidad es un tema que cada uno tiene que evaluar sopesando los posibles riesgos y las ventajas que le aporta la solución.

Suponiendo que tenemos la confianza suficiente, como en este blog hablamos de ser productivos, vamos a ver como podemos aprovechar la nube para aumentar nuestra productividad, y como ni en este tema ni en ningún otro hay una receta que sirva para todos, lo que haré es explicar en una serie de artículos como uso yo la nube. Cada uno podrá aprovechar lo que crea aprovechable para buscar su propio método y decidir qué le conviene llevar o no a la nube.

En sucesivos artículos iré comentando las herramientas en la nube que estoy utilizando en mi trabajo y como intento sacarles el máximo partido haciendo que interactuen unas con otras. Espero que os resulte interesante.

 

 

¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *